martes, diciembre 07, 2010

El peor perdedor es el que no ve su soberbia...

Peor que un mal ganador, es un mal perdedor; y cuando el origen de esta mala actitud lo es la falta de humildad y la incapacidad de ver la realidad como es, el caso se vuelve más triste aún.
Sin importar quién ganó la alcaldía de San José, o como la ganó, sean actos comprobados o pura especulación política de una elección, la actitud de Oscar López se me hace reprochable y asquerosa a más no poder. El resentimiento con que habla, el facilismo infundado con que acusa, su actitud de "yo soy súper ciego! el Chuck Norris de los incapacitados!" es patética y reprochable, por el mismo grupo que jura representar incluso.

En él durante esta pasada elección de alcalde solo vimos soberbia, y una actitud estúpida de orgullo desmedido donde se auto-proclamaba la solución a todos los problemas y pomada canaria anti-corrupción, mientras sus propuestas y planes se limitaron a lo de siempre n los barrios más populosos de la capital y se vieron opacados por sus discursos de odio y total desmerito al alcalde actual, según parece y desde su perspectiva, su enemigo mortal declarado por la intensidad de odio y prepotencia mostrada contra este.
Que conste que hemos obviado por completo el quién sea el alcalde actual de San José y sus pecados, cosa que será tema de otro post y que a diferencia del señor Lopez dudamos sea la única característica de alcalde profesional de Costa Rica; pero queremos solo referirnos a las características mostradas por Oscar López, quién pretendiendo ser el único posible buen candidato a la alcaldía se declaro totalitarista & intransigente con esta posición, al punto de creer que esta era solo una guerra entre su enemigo declarado y él nada más, despreciando así a los otros pretendientes de la alcaldía de la capital de la república.
El cierre de campaña de este repudiable personaje por la alcaldía de San José no pudo ser menos nefasto y chocante que el resto de su discurso, soberbio, denigrante, pesado:
“No acepto la derrota, porque las derrotas son para los mediocres”, dijo de sí mismo. “Araya jamás puede considerarse un triunfador. En igualdad de condiciones jamás me gana”, declaró acerca de su contrincante. “democracia de las billeteras y las chequeras”.
“Si conoce la vergüenza, que se ponga una bolsa de papel en la cabeza. Esta fue una campaña matrafulera”.
Cerrando con la más altanera de todas: “Araya jamás puede considerarse un triunfador. En igualdad de condiciones jamás me gana”
Y a pesar de este último enunciado, el señor López no estuvo ni cerca de ganar esta elección, fue tercero, tercero después de una candidata que peleo en igualdad de condiciones que él contra un favorito todopoderoso que si contó con medios que bien es cierto, ellos no, contra una estructura partidaria fuerte, una capacidad organizativa que ni la segunda ni él tuvieron, más allá, de chequeras & billeteras, que a mi humilde opinión deberían ser al menos requisito mínimo para alguien que aspira a dirigir el mayor municipio del país, que se auto proclamo el mejor candidato y que podría pelear el puesto al ahora reelegido Johnny Araya en "igualdad de condiciones", pero, de haberse cumplido esto... que habría hecho con Gloria Valerín? ella lo venció en igualdad de condiciones no? Debería Don Oscar meditar sus jetonadas & rabietas verborreadas antes de escupir fuego por su boca, aunque se me hace evidente que eso es algo que él no ve.
meditemos ahora un poco más allá los ticos, hemos entrado en una peligrosa zona de confort, el PLN toma de forma peligrosa el control total, se muestra como una fuerza totalitaria y única, como la izquierda que tanto criticamos y tememos en Venezuela ó Nicaragua, la misma forma democrática que establecen estás con un solo partido fuerte, basado en estructuras segregadas entre la población que tratan de manejar todo, de controlarlo todo, con el escenario peor de que en CR la gente es un animal domesticado, que poco le importa lo que suceda, cosa que Don Oscar tampoco puede obviar, recuerde Don Oscar, que el 72% de la gente prefirió no votar que hacerlo por usted, el triste tercer lugar que ladra en la oscuridad. Pero qué clase de poder hubiera ejercido usted Don Oscar, si desde la nada solo ofrece odio y prepotencia? Se habría apoderado de la estructura pública en post de sus intereses desencadenando la guerra contra el gigante totalitarista que egos como el suyo en la oposición crearon? Y el pueblo?

4 comentarios:

soy pasajero... dijo...

ese es el problema de los políticos actuales, no saben aceptar sus derrotas y lo que es peor confunden con aceptar una derrota con se mediocre, nada que ver, es una pena que personas como estas quieran ser dirigentes políticos porque con esa actitud solo muestran soberbia y egoísmo, y un político egoísta es lo ultimo que Costa Rica necesita

Marco Cañizales dijo...

ese mae está chochando desde antes de entrar a su primera diputación.

andrés dijo...

Esa reaccion no esta a la altura que uno espera de un politico, definitivamente. Sea quien sea y donde sea

Terox dijo...

Al mae le falta visión...