domingo, agosto 17, 2008

La cenicienta de Pekin.


La afgana Robina Muqimyar parecía salida del cuento de las Mil y una noches al tomar parte en la jornada de ayer en la serie clasificatoria de los 100 metros femeninos en el Nido de Pekín. Con un pañuelo verde, brillante y con manchas de leopardo cubriendo su cabeza, pantalones y camiseta que recubrían sus piernas y brazos, la velocista afgana corrió según lo imponen las estrictas reglas islámicas. "Me siento realmente feliz de estar aquí. Soy la campeona afgana", dijo la atleta de 22 años en un inglés algo entrecortado. Y no importó que terminara última en los 100 metros con un tiempo de 14,80 segundos. Todo lo que cuenta es la experiencia ganada en los Juegos Olímpicos como única representante femenina de un país en conflicto, donde una mujer en el deporte no está bien vista.

En portada del Legal Evening News del sábado aparece la atleta afgana Robina Muqimyar. Aunque no pasara de las clasificaciones de los 100 metros, recibió como regalo de una periodista de ese vespertino de Pekín un par de zapatillas de un verde llamativo. "No tenemos espónsor, tenemos que comprarlo todo", explicó al periódico.

8 comentarios:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Definitivamente es ahí donde no importa en que posición se llegue, lo que importa es el logro personal, a pesar de todas las críticas que en su país pudo tener.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que espíritu de mujer, que representación mas excelsa, desde donde vive, con tanto conflictos y donde la mujeres son a veces invisibilizadas, esta saco la cara por todas ellas.

Ella corrió como gacela, y dejo todo una estela de pensamientos, para que el "mundo libre" se acuerde que esos países aún siguen en guerra.
Saludos

ConocheSanJoseDeNoche.ticoblogger.com dijo...

eso si es es un heroe y ejemplo de valores inculcados.
mis respetos

andrés dijo...

Eso es el espiritu Olimpico... sinimportar que, salir adelante con coraje y alegre. mis respetos a una joven visionaria.

Terox dijo...

Me gustaría que volviera a los próximos olímpicos algo más libre. Esa ropa no es apta para correr. Ojalá el Islam pudiera dar un salto al siglo XXI, porque parece que se quedó estancado en el XV...

La Morada dijo...

Mis respetos para esta doña!

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Pobre.
No me parece un mérito de quienes protagonizan el Comité olímpico que se acepte que una atleta de ese coraje tenga que ser obligada a correr con ropa que la retrasa en segundos valiosísimos,anulando así toda posibilidad de competir en igualdad de condiciones; aunque sí me parece un logro personal de esta MUJER haber conseguido
"que se le permita" PARTICIPAR.
DEBERÍANSE HABER OÍDO MÁS QUEJAS PARA EVITAR QUE SIGA PASANDO ESTO.

Amorexia. dijo...

Todo un ejemplo de valentía estea mujer, aunque su situación debería ser una verguenza para la humanidad, que a estas alturas aún existan limitaciones asi para un humano por la estupidez de la religión... por favor