lunes, mayo 28, 2012

8 errores que cometer antes de los 30

  1. ¿Qué es un error? ¿Cómo distinguir las estupideces de los aciertos? Tal vez la respuesta esté en la magnitud de las consecuencias. Portarse mal equivale a enfrentar un conjunto de efectos que estorban y hacen mofa de nosotros una vez que cometemos el detallazo de echar el asunto a perder. Pero es necesario equivocarse. Algunas tonterías, además de la diversión que viene adherida a ellas, tienen el poder de comprobar su propia inconveniencia.
     
    La vida es bastante rebuscada como para tomársela con severidad. Y la juventud siempre otorga ventaja. Así que, un poco para adquirir experiencia, un poco para celebrar que se está perdido, un poco para subrayar la propia naturaleza, he aquí una lista caprichosa de errores que deben cometerse mientras todavía se cuenta con veintitantos. Es muy probable que, una vez llegados las treinta, no estés dispuesto a intentar algunas cosas (y te pierdas del sano ejercicio de fastidiar, fastidiarte y descubrir las secuelas resultantes de tu pequeña audacia).
  1. Aceptar un empleo espantoso. No se trata de imaginar el peor de los empleos, ni de terminar sacando fotocopias en la universidad donde estudia tu hermano menor, pero los malos empleos sirven para restregarse en la propia cara lo que no se está dispuesto a hacer. Si no, pregúntenles a los egresados de carreras humanísticas, que salieron huyendo de la docencia después de la primera quincena.
  2. Renunciar al trabajo irresponsablemente. “Decidí que esto no conviene a mis planes, quiero cambiar de rumbo, gracias por todo, hasta nunca.” Si ya decidiste que no quieres saber nada más de ese jefe y ese escritorio, date el gusto de renunciar de la noche a la mañana, con derroche de falsa dignidad. Estarás construyendo pésimas referencias, pero tienes veintitantos, así que ya habrá tiempo suficiente para enmendar tu currículo.
  3. Irte a vivir con una persona que te encanta (porque todavía no la conoces lo suficiente). Es decir que, si te dieras dos meses más para averiguar quién es en realidad ese bombón y qué tan molestos son sus hábitos, saldrías huyendo antes de que se cumpliera el plazo.
  4. Creer en el amor tal como se muestra en el algunos libros y películas. Tú sabes, monogamia, fidelidad de pensamiento, palabra y omisión, comprensión de tiempo completo, gastos equitativamente repartidos… Si no te das el lujo de creer en todo eso, no podrás comprobar que los poetas del siglo XII, esos que inventaron el cortejo amoroso, eran gente retorcida que hoy reencarna en seres horribles porque no han logrado superar su mal karma.
  5. Gastar todo tu dinero en un viaje. Vender el automóvil, sacar los ahorros del banco, excederse incluso en la premura del itineriario. Ya habrá tiempo para recuperar lo gastado, aunque sea cometiendo el primer error de esta lista. Si quieres ponerle más peligro a la expedición, desaparece del mapa sin avisarle a nadie.
  6. Hacer drogas. No te conviertas en junkie, pero averigua qué se siente perder el control. Experimenta, diviértete y, sobre todo, ten cuidado.
  7. Acostarte con la persona que conociste hace dos horas en el bar. El escabroso encanto de amanecer con alguien que brindó contigo la noche anterior, y tal vez ni siquiera te gustaba tanto, es directamente proporcional a la incomodidad del día siguiente. Hay que probarlo al menos una vez. Y evitarlo a toda costa sin condón.
  8. Estudiar algo verdaderamente impráctico. Dejar la carrera de finanzas en el tercer semestre para estudiar actuación o guionismo o danza contemporánea. Si durante el tiempo de disidencia decides convertirte en actor, escritor o bailarín, entonces perfecto y ya qué remedio. Si descubres que extrañas la posibilidad de un empleo más estable, vuelve a la universidad y termina la carrera. Total, lo bailado nadie te lo quita.
Pero cada quién elige sus metidas de pata. Por fortuna o desgracia, de eso se trata estar vivo. Y, como dije alguna vez en Twitter: “La juventud se acabará algún día, pero siempre podremos contar con la inmadurez.”