sábado, diciembre 20, 2008

Pinguinos gay fueron padres y son separados.

Esto salió publicado en el New York Times hace un tiempo, pero vale recordarlo:

Con el marco de la reciente polémica causada por la decisión de la Corte Suprema de Massachussets referente a la legalización del matrimonio gay, el periódico New York Times publica un artículo acerca de la latente homosexualidad en el mundo animal.

En el zoológico del Parque Central de Manhattan habitan Roy y Silo, dos pingüinos machos que por seis años han sido compañeros inseparables, y que exhiben el comportamiento típico de una pareja de esta especie: entrelazan sus cuellos, se hablan el uno al otro, y tienen sexo. Recientemente sus esfuerzos por incubar un huevo juntos los llevaron a poner una roca en su nido y a empollarla. Al ver esto su guardián decidió darles un huevo fértil que necesitaba de cuidado, y así nació un polluelo de nombre Tango, el cual fue criado por la pareja por dos meses y medio hasta que pudo valerse por si mismo.


El caso de Roy y Silo, que es muy frecuente en el mundo animal, expone ciertas preguntas:
  • ¿Si la homosexualidad ocurre en los animales, es esto necesariamente una afirmación de qué también lo es natural en los humanos?
  • ¿Y si la homosexualidad no es una opción, sino el resultado de fuerzas naturales que no pueden ser controladas, entonces puede ser inmoral?"
Después de seis años de relación, en septiembre de 2006, Silo abandonaba a Roy y hacia el camino inverso hacia dentro del armario, reconvirtiéndose en heterosexual. Una sexy ejemplar llegada del Sea World de San Diego le hizo cambiar de acera, construir un nido compartido junto a la piscina y dejar a Roy a dos velas. Afortunadamente, en el zoo de Central Park existe una pequeña Chueca en la colonia pingüina, que alberga otras cuatro parejas homosexuales, con lo que desde hace dos años Roy se consuela con su nuevo novio Tazuni. Una libertad sexual que podrían aprender los cuidadores, que importaron hembras de Suecia –tienen fama de ser las más guapas…- para cambiar la tendencia homosexual de sus pingüinos (tres de los cinco que tienen lo son). A pesar de los intentos, las pingüinas Humboldt suecas tampoco consiguieron nada, las parejas homosexuals no se pudieron romper, execpto en el caso de Roy y Silo y el zoo desistió de seguir con su idea.

7 comentarios:

el burro dijo...

yo conozco un silo aca en costa rica que tambien es un playazo

andrés dijo...

Que vara mas loca... la naturaleza sabe lo que hace, tal vez los pinguinos no se complican tanto con politicas, discrimanaciones y egoismo....

gartuz dijo...

Me parece que es un comportamiento típico de preservación de especie más que de decisión.

Por ejemplo en caso de haber un desastre natural y sobreviven solo los machos o los huevos uno de los dos debería adoptar el comportamiento de la hembra. Esto no justifica el homosexualismo sino habría que justificar el canivalismo en pos de sobrevivir o el matar individuos de la misma especie en pos de reproducirse.

Pero entendiendo el fondo de esta discusión que es el hecho en que algunos se oponen al homosexualismo como antinatural no creo que esta gente se base en las preferencias sexuales del animal sino del mismo ser humano ya que el ser humano no se puede reproducir si no intervienen parejas de distintos sexos.

Esto lo digo por que hay ranas que tratan de reproducirse con arboles, rocas, etc. Tambien he visto perros que tratan de reproducirse con otros del mismo sexo, aunque en este caso se debe mas a que uno de los dos tuvo "sexo" con una perra y el olor de alguna forma engaña a el otro perro.

Pero sería bueno ver como evoluciona este caso y a que se debe el comportamiento de los pinguinos. Pues si las fuerzas sobrenaturales me incitan a matar a otras personas. ¿Lo puedo evitar?

GAlcidesS dijo...

Muy interesante, meritorio de un profundo análisis, que no haré :P

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Había leído esto, creo que es una situación muy única, ya había leído de unas cigüeñas, es curioso que se de esto, pero yo vi un reportaje en Animal Planet de los animales que mantenías relaciones homosexuales y es muy dado.

El león es uno de los que más practican sexo anal entre los machos y muchísimas otras especies.

Pobres pingüinos ni ellos se salvan de la discriminación sexual.
Saludos

Capitán Melcocha dijo...

o sea, mae, ya voy viendo de donde sacan los guiones para las series norteamericanas...

Terox dijo...

Lo cierto es que la sexualidad tampoco parece ser blanco y negro. Diay, a Silo se le volvió a volcar la rosca... Y de hecho, yo conozco el caso de un mae supuestamente gay que ahora resultó teniendo un carajillo con una güila....