viernes, enero 02, 2009

50 años después.

El 50º aniversario de la Revolución Cubana se conmemoró este jueves con un modesto acto público en el parque Carlos Manuel de Céspedes de Santiago de Cuba, donde asistieron sólo 3.000 personas en representación de los diferentes sectores sociales.
En una tribuna improvisada frente al antiguo ayuntamiento de la ciudad, niños, jóvenes y combatientes de la clandestinidad leyeron pequeños discursos revolucionarios condimentados con canciones y grupos de danza.
El cierre del acto estuvo a cargo del presidente, Raúl Castro, que en un discurso de 35 minutos -muy breve para lo que se acostumbra en Cuba- hizo un repaso histórico de este medio siglo y planteó advertencias para las nuevas generaciones de dirigentes.
Dijo que "hoy la Revolución es más fuerte que nunca y jamás ha cedido un milímetro en sus principios", pero aclaró que no han disminuido los peligros y recordó las palabras de Fidel Castro sobre la posibilidad de una autodestrucción.

El gran ausente
Terminó su discurso recordando a su hermano: "Sé que expreso el sentir de mis compatriotas y de muchos revolucionarios en el mundo al rendir homenaje en esta hora al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz".
Un individuo no hace la historia, lo sabemos, pero hay hombres imprescindibles capaces de influir en su curso de manera decisiva, Fidel es uno de ellos. Nadie lo duda, ni aún sus enemigos más acérrimos", remarcó el presidente.
Y fue justamente Fidel Castro el gran ausente de la celebración. Muchos cubanos creían que reaparecería públicamente en este acto, esperaban verlo en el mismo balcón donde hace 50 años anunció el triunfo de la revolución.

Los éxitos de la Revolución

Fernando Ravsberg BBC Mundo, La Habana

Los éxitos de la Revolución pueden encontrarse en el terreno social donde la isla supera al resto de los países del continente, incluso a los más grandes y ricos.
La educación y la salud pública son las cartas de presentación de la Revolución cubana.
Muchos coinciden en que el mayor logro es haber desarrollado una poderosa red nacional de asistencia social, algo que ha servido de muro de contención para impedir que el 20% más pobre de la sociedad caiga en la miseria y la extrema pobreza.
El Estado se hace cargo de esas familias, entregándoles dinero extra, módulos de alimentos, ropa y también muebles. En los casos en que haya personas impedidas física o mentalmente se llega incluso a pagar un salario para que reciba los cuidados necesarios.
Desde el inicio mismo de la Revolución se tomaron medidas en beneficio de los más pobres. La reforma agraria dio trabajo al 100% de los campesinos. Unos recibieron tierras, otros se integraron en cooperativas y muchos se convirtieron en obreros de granjas estatales.
Sin niños de la calle
En las ciudades se prohibió el desalojo, se decretó una reducción de los alquileres y finalmente se realizó una reforma urbana que convirtió en propietarios de sus casas al 85% de los cubanos, una realidad que se mantiene hasta hoy.
El Estado se encarga de velar por el bienestar de la población y asistirla en situaciones de riesgo, como en la temporada de huracanes.
En el país ni siquiera existen "niños de la calle". Los huérfanos, hijos de enfermos mentales o de personas presas, viven en instituciones que les garantizan casa, comida, atención médica y educación, incluyendo estudios superiores.
Pero tampoco son una excepción porque el 100% de los niños y adolescentes van a la escuela, que es efectivamente obligatoria hasta noveno grado, y sigue sin costar ni un centavo hasta el nivel universitario, donde son gratuitos hasta los libros de texto.
En Cuba la ley obliga a los padres a enviar a sus hijos a la escuela. Se considera un derecho del niño que en caso de ser violado puede implicar la pérdida de la custodia del menor y medidas judiciales contra las personas que lo tienen a su cargo.
Y ningún niño queda exento. 60.000 pequeños con limitaciones físicas o psíquicas asisten a escuelas especiales en las que reciben clases ordinarias, fisioterapia y atención psicológica, una combinación que les permite desarrollar al máximo sus habilidades y posibilidades.
Carro, casa y beca
En estas escuelas se unen dos de los mayores éxitos de la Revolución cubana: la educación y la salud pública. Esta última ha desarrollado un gigantesco sistema nacional que da cobertura a todos los ciudadanos sin excepción de ningún tipo.
El sistema tiene cuatro niveles: el médico de la familia, que vive a pocas cuadras de la casa; el policlínico del barrio; el hospital del la zona; y los institutos especializados. Todo es gratuito, con excepción de los medicamentos que están subvencionados.
Nada queda fuera de la salud pública cubana. Desde el más sencillo dolor de cabeza hasta el tratamiento de enfermedades asociadas al VIH/SIDA, pasando por trasplantes de órganos, atención odontológica e incluso cirugía estética.
El resultado puede verse al comparar las estadísticas de Naciones Unidas sobre esperanza de vida. Cuba ocupa el tercer lugar en todo el continente con una esperanza de vida de 76 años para los hombres y 80 para las mujeres.
En cuanto a la mortalidad infantil, la cifra de la ONU es de 5 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, un logro que sitúa a Cuba por encima del resto del continente, sólo comparable a Canadá.

Las deudas de la Revolución

Fernando Ravsberg BBC Mundo, La Habana
Los medios de comunicación en Cuba están manejados por el Partido Comunista.

A pesar de las promesas iniciales de la Revolución, sus críticos y opositores aseguran que el proceso político que empezó hace 50 años tiene sus principales carencias en el terreno de los derechos civiles y políticos de la ciudadanía, en la falta de libertad de organización política, económica, de expresión o de prensa.
Y es que la gran mayoría de la sociedad civil se agrupa en organizaciones afines al gobierno, que están dirigidas por líderes del Partido Comunista, como los Comités de Defensa de la Revolución, la Federación de Mujeres o la Central de Trabajadores de Cuba.
Si bien es cierto que en Cuba algunas agrupaciones religiosas y los masones gozan de estatus legal, la posición oficial puede ser tan radical que el club de las motos Harley Davisson no ha logrado que las autoridades lo reconozcan legalmente.
En Cuba hay espacio para agrupaciones religiosas y los masones, pero no para el club de las motos Harley Davisson.
La oposición política es ilegal. Los grupos disidentes son tolerados, pero carecen de respaldo jurídico. Cualquier tipo de actividad pública suele ser reprimida y aquellos que insisten pueden terminar en la cárcel.
Incluso los comunistas críticos, que buscan cambios dentro del sistema, como Eliécer Ávila o Pedro Campos, carecen de un espacio de debate y desde el oficialismo se les acusa de promover la división y de darle armas al enemigo.
La prensa... oficialista
El escritor Lisandro Otero sugirió hace varios años en un artículo que en Cuba todo lo que no es obligatorio está prohibido. Puede sonar a exageración, pero la verdad es que para la población tampoco hay mucho espacio de debate.
Los medios de comunicación están manejados por el Partido Comunista, que marca la línea editorial de cada periódico, revista, emisora de radio y canal de televisión. Por lo tanto, las voces discordantes suelen no ser bienvenidas.
Se entiende que la principal tarea de un periodista cubano es defender la Revolución.
Juan Marrero, vicepresidente del la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), dijo a BBC Mundo que la principal tarea de un periodista cubano es defender la Revolución y reconoció que hay temas que no se tocan porque pueden beneficiar al enemigo.
La prensa nacional sólo entra en temas como la prostitución, la delincuencia, el racismo, los salarios o la corrupción, después de que Fidel o Raúl Castro han hablado de ellos públicamente, estableciendo lo que muchos llaman acá la "línea oficial".
Así, durante años las jineteras (prostitutas) no existieron para los periodistas, no se mencionó la corrupción hasta que el Comandante dijo que ésta ponía en peligro la Revolución, y se empezó a hablar de que existían drogas cuando Fidel Castro lo denunció en un discurso.
Así también, los periodistas nacionales defendieron siempre que los salarios mensuales de US$15 eran suficientes para vivir... hasta que el 26 de julio del 2007 Raúl Castro los desmintió.
Es la economía...
El cubano se enfrenta a la escasez de trabajo, salarios insuficientes y posibilidades de consumo mínimas.
Y es que en el terreno económico la Revolución cubana tampoco cosechó demasiados éxitos. Medio siglo después el oficialismo reconoce que campea la corrupción, los salarios son insuficientes para vivir y las posibilidades de consumo del ciudadano son mínimas.
Además, el gobierno limita la libertad económica de los ciudadanos impidiendo el desarrollo del trabajo por cuenta propia, actividad que necesita de una licencia que las autoridades no entregan desde hace más de 10 años.
No se puede olvidar que EE.UU. estableció un embargo económico en 1962 que costó al país, según cifras oficiales, casi US$100.000 millones, y afectó todas las aéreas económicas, incluido el turismo, la producción de azúcar y tabaco e incluso la extracción de níquel.
Sin embargo, los críticos señalan que el gobierno cubano también cometió errores económicos, como arrasar todos los árboles frutales de La Habana en los años 60, paralizar el país para realizar una zafra azucarera en 1970 o basar la agricultura en granjas estatales, que resultaron bastante improductivas, como lo reconoce la misma Oficina Nacional de Estadísticas.
Uno de los mayores errores económicos ocurrió en la agricultura, donde las granjas estatales resultaron improductivas.

En los años 80, Cuba dejó de pagar a sus acreedores occidentales y terminó comprando casi el 100% de sus importaciones en países socialistas, donde gracias al Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) podía tener créditos e intercambiar ventajosamente sus producciones.
José Martí advirtió en el siglo XIX que: "Hay que equilibrar el comercio, para asegurar la libertad. El pueblo que quiere morir, vende a un solo pueblo, y el que quiere salvarse, vende a más de uno. El influjo excesivo de un país en el comercio con otro, se convierte en influjo político".
El apóstol cubano fue un visionario. Cuba no solo copió el modelo económico y político de la Unión Soviética sino que cayó en la mayor crisis de toda su historia cuando desapareció el bloque soviético, una crisis que todavía se arrastra hasta nuestros días.


7 comentarios:

Antonio Chamu dijo...

La revolución es un evento de cambio, un punto de no regreso en muchas sociedades y que las marca por siempre. No hay regreso.
Es de alabar a una sociedad que se revela contra su propia injusticia y que genera un cambio social, y por eso se recuerda dicha revolucion.
Hoy conmemoramos ese evento que ayudo a Cuba a buscar nuevamente su camino en la historia, pero todo lo triste, la dictadura, los perseguidos politicos, los muertos, los desaparecidos y otros, era tema de otro dia...
Hoy celebramos el deseo de una nacion por el cambio y el bien social...Seguiremos el buen ejemplo de dicho pueblo algun dia?... Reitero, el buen ejemplo.
Buen post...

P. Vargas dijo...

Con esto seguro voy a caer mal, pero quienes hayan estado en Cuba, quienes hayan vivido y compartido con ellos sus limitaciones, sus dificultades y sus problemas entenderan que lo que empezo como un sueño se convirtio en una pesadilla.

Puede que el inicio de este proyecto haya sido noble y bueno, sin embargo las ansias de poder corrompieron las bases de su ideologia y lo transformaron en lo que son hoy: una dictadura.

50 años de soportar la amargura, la miseria y el dolor de un pueblo que se hunde en la pobreza por culpa de sus dirigentes. Esperemos que cincuenta años sean más que suficientes y las cosas cambien en la nacion de nuestros amigos y hermanos.

Amorexia. dijo...

Vargas, por que vas a caer mal?

De hecho aqui creo que la mayoría pensamos como tú, y no entendemos a quienes alaban un régimen corrupto, totalitarista y represor como Cuba o Venezuela.

Si nos gusto mucho el enfoque imparcuial de estos articulos de BBC, y creo que para diferenciarnos justo de la prensa sesgada y parcializada de el régimen y toda la anti-libertad que el mismo representa, hay que hacerlo asi, por lo general la izquierda es separatista, sesgada y panfletaria, descalifica y condena, por eso el tinte de imparcial cae de perlas no?

Anti-CAPS dijo...

El presidente de Cuba, Raúl Castro, afirmó que está dispuesto a dialogar con el futuro gobernante estadounidense Barack Obama "sin intermediarios" y en igualdad de condiciones, aunque dijo que el demócrata levantó "esperanzas excesivas".

"Gesto por gesto. Estamos dispuestos a hacerlo cuando sea, cuando lo decidan ellos, sin intermediarios, directamente, pero no estamos apurados, no estamos desesperados", dijo Raúl Castro, en una entrevista difundida este viernes en la televisión local.

Imprimir Recomendar
Disminuir Aumentar

Raúl Castro, que en anteriores ocasiones ha expresado su disposición al diálogo, señaló que Obama, que asumirá la presidencia el 20 de enero, podrá "hacer mucho, podrá dar pasos positivos", pero no cree que cambie la política de hostilidad de Estados Unidos. "Ojalá me equivoque en mi apreciación", añadió.

"Viene un presidente que ha levantado esperanzas en muchas partes del mundo, pienso que esperanzas excesivas, porque aunque sea un hombre honesto, y creo que lo es, un hombres sincero, y creo que lo es, un hombre no puede cambiar los destinos de un país, y mucho a los Estados Unidos", aseveró.

Aceptó que el nuevo presidente "podrá hacer avanzar ideas más justas, podrá frenar la tendencia casi ininterrumpida desde el surgimiento de los Estados Unidos que casi todos los presidentes han tenido su guerra o sus guerras".

El presidente reiteró la posición de su hermano Fidel Castro, quien escribió recientemente en un artículo publicado en la prensa que Cuba no discutiría con "el garrote y la zanahoria",

"No discutimos con garrote y zanahoria. Ya eso pasó, ya eso era otra etapa. Esa es nuestra posición", subrayó Raúl Castro, al mando de Cuba desde que enfermó su hermano en julio de 2006 y quien asumió la presidencia formalmente en febrero pasado.

"Seguiremos a la espera pacientemente. Cosa increíble que con el temperamento de los cubanos aprendamos a tener paciencia. La tenemos y por lo menos en esto lo hemos demostrado", añadió.

En su discurso por el 50 aniversario de la revolución el jueves, Raúl Castro instó a los "dirigentes del mañana" a no reblandecerse "con los cantos de sirenas del enemigo", y a tener "conciencia de que por su esencia nunca dejará de ser agresivo, dominante y traicionero".

Palas dijo...

mmmmm... paso a saludar, comento luego que mi cabeza va a explotar...

Saludos!!!

Terox dijo...

Curioso el comentario de Chamu. No todos los acontecimientos se pueden "celebrar". Recuerdo como antes se celebraba el "Día de la Raza". Y tampoco pondría la mano en el fuego por eso del "no retorno". Igual pudo pensar Rusia de su propia revolución, pero hoy parece que las cosas volvieron a su cauce...

Me pregunto si algún día Cuba seguirá nuestro ejemplo y llegará a celebrar la abolición del ejército...

Manta Negra dijo...

Al respecto tengo opiniones divididas.

Es evidente y la historia lo demuestra en diferentes países y épocas, que cuando hay una revolución, es porque la olla de presión estalla. Así fue el régimen de Batista. El pueblo estaba mal.

Alabo los logros de la revolución cubana. El nivel de alfabetización que tienen es sorprendente. Cuba es una potencia médica mundial. Cómo me gustaría decir que en Costa Rica tampoco hay 'niños de la calle', pero lamentablemente aquí nuestra sociedad se preocupa por el 'yo' y no por el 'nosotros'.

Por otro lado, no me agrada para nada la supresión de opiniones y la restricciones de expresión. Son elementos que ahogan el espíritu de una sociedad.

Nadie de nosotros puede señalar el rumbo que deben seguir los hermanos cubanos. Eso es una decisión que sólo les compete a ellos. Espero que puedan recuperar lo que han perdido, pero que mantengan las cosas buenas que los han hecho grandes como sociedad durante estos 50 años.

Ah, y que les levanten el maldito bloqueo económico que los ha tenido aislados del mundo desde hace años.

En resumen, que callen los intereses económicos extranjeros a Cuba, que calle también el gobierno cubano. Dejen al pueblo cubano, a su gente, tener la sociedad que ellos quieran tener.