jueves, junio 24, 2010

La razón del intelectual


Ahora que soy lo que no quiero ser, me codearé con los círculos más intelectuales de la noche, asistiré a los bares donde la jornada es joven a las once y termina mañana, hablaremos de Borges & Vallejo, haremos chistes difíciles y sin gracia, mientras sacamos conclusiones difíciles de argumentos fáciles, nos sentiremos por encima de el promedio que cree en lo que dicen los diarios, los que ponen atención a la versión oficial; los crucificaremos cada noche como al cristo en el que no creemos porque nuestro pensamiento está por encima de ese orden, los bares bohemios serán nuestro patio de este juego, empecinados en una altura moral e intelectual auto-proclamada.

El medio así me lo ha impuesto, los círculos literarios me obligan a dejar de ser quién soy y abandonar mi infantil argumento de imitar la sencillez de los niños, para pertenecer al grupo solemne de los intelectuales de oficio, tomaré vino y desayunaré cigarros con café a las diez de la mañana, guardaré en secreto este texto pues el mismo expuesto ante la lectura de mis nuevos compañeros, será un mal texto lleno de clichés y otras palabras bonitas que le desacreditan, tanto sintáctica como semánticamente.

Habrá que hablar sobre directores de cine independiente, sobre músicos viejos y políticas de izquierda que van en contra de el sistema, satanizaré todo lo que me haga ver como un paría, pensaré cada palabra y mis construcciones mentales llevarán implícitas la carga racional que me evitará ser emocional en todo aquello que me vuelva ingenuo aún como escritor, despreciaré a todos aquellos que son cursis y escriben poemas de HI5 porque esa debe ser mi actitud crítica.

Como ves, ahora seré todo aquello que juré no ser mientras inventaba un poema mal rimado y sin métrica en nuestra cama, pero debo estar a la altura de Cortázar y de Gabo, no seré yo quien con la globalización maligna traiga literatura buena a las esferas light de blogger y wordpress.

Cuando publique mi libro, este será solo para quiénes lo entiendan, a los demás les dejo el regueton y los pensamientos spam de los correos con sus siete años de mala suerte para quiénes no los reenvíen, las canciones de amor en la radio, las peliculas de acción en el cine, las flores en febrero y el mundial de futbol.

Amarte es complicado así, porque aunque yo solo quería pensar en ti y escribirte un poema de amor cursi que fuera "bonito"; como te habrás dado cuenta; me encuentro ahora muy ocupado siendo quién nunca quise ser, por eso te dejo con tu inútil intento por hacerme como tú, yo seguiré mi camino intelectual con estas idiotas razones que usan muchos de los que jamás han logrado escribir nada para enamorarte, o simplemente como catarsis, para sentirse bien.

Deshora.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

esta bueno mae, muy bueno

Candela dijo...

Has retratado de forma incuestionable al intelectualoide de turno. Magistral.

Un beso, Amorexia.

Ah, el dibujo del perro, auténtico.

Jairo Araya dijo...

El típico joven estudiante que quiere dejar de ser, según él, del "montón" para sobresalir con sus aires de "intelectual de salón de clase". Quieren dejar de ser jóvenes clichés adoptando un montón de esos otros clichés de "intelectuales".