sábado, octubre 18, 2008

Los elegidos.

Los hermanos irlandeses Connor (Sean Patrick Flanery) y Murphy McManus (Norman Reedus) viven y trabajan en Boston hasta que se convierten por casualidad en los "santos" de un barrio al matar a unos mafiosos rusos. Y ya que han empezado deciden eliminar a toda la escoria de la ciudad. Creen que Dios les ha dado la misión de librerar la Tierra de toda maldad humana y se dedican ciegamente a cumplir el mandato divino.
La policía, y especialmente el agente homosexual Paul Smecker (Williem Dafoe) del FBI les sigue la pista aunque reconoce que los chicos están haciendo lo que él siempre ha deseado que pasara.
Por su fe en Veritas (la verdad) y en Aequitas (justicia), los Santos reciben el apoyo del público porque éste cree que están haciendo el bien, aunque pocos se atreven a reconocerlo.
Comentario
La cuestión es la siguiente ¿es justificable el crimen si los que matan son buenos chicos y los que mueren no tan buenos? Este es el problema que plantea "Los elegidos" y lo peor es que parece defender esta postura. Tiene ciertos toques innovadores y frescos pero este acierto llega a convertirse, por su uso excesivo, en un error.


4 comentarios:

Palas dijo...

prometo verlos bien cuando esté con mis cinco sentidos!

Terox dijo...

Es un tema que no se puede tomar a la ligera. Y es muy peligroso presentar la venganza o el "ajusticiamiento" como algo así, romántico, de buenos contra malos. Nadie es completamente bueno ni completamente malo, y a veces es muy difícil hacer la diferencia...

Habrá que verla, en todo caso...

rigo dijo...

Buena película. Yo la he visto dos veces. Soy medio quitado para películas sangrientas, pero esta definitivamente tiene argumento y está muy bien realizada.

andrés dijo...

Quien es la policia de la policia? Sencillamente no podemos tomar la justicia en las manos, para eso tenemos un sistema, con sus fallos y todo no podemos tomar la desicion de "hacer las cosas correctas" por que no somos jueces, por que en el calor del momento podmos viciar nuestra vision.

Es dificil pero hay que dejar que el sistema se haga cargo por que el poder cambia a la gente, si nos volvemos jueces y verdugos es muy facil caer en abusos o errores...