jueves, agosto 13, 2009

No se mata por amor

El lunes o martes en la Nación, en la sección de Opinión leí este interesante aporte del Abogado Pablo Ureña y decidí compartirlo con todos, creo que el caballero utilizó las palabras exactas.

Los medios abordan la violencia machista desde una perspectiva que la justifica

Los medios de comunicación tienen el derecho de informar y los ciudadanos a ser informados. Igualmente, los ciudadanos tienen el derecho a ser bien informados y los medios de comunicación la obligación de informar bien. Desgraciadamente, no siempre se cumple plenamente tal obligación de los medios.

Un ejemplo de ello lo constituyen el título y el tratamiento de las notas periodísticas relacionadas con lo que en Costa Rica llamamos, eufemísticamente, "violencia doméstica o violencia de género" y que, para empezar a informar bien, debería llamarse por su verdadero nombre: violencia machista.



Inaceptable justificación. Con gran naturalidad, algunos medios titulan las notas fatales de violencia machista con frases tales como: "la mató por amor"; "loco mata a su mujer por celos", "mató a su pareja porque lo engañó", "ella lo iba a abandonar y él la mató". El tratamiento subsiguiente de la información relacionada va en línea con el titular que la encabeza.



Esa forma de titular y tratar los hechos relativos a la violencia machista, tiene consecuencias igualmente fatales. Quizá sin proponérselo, los medios y sus periodistas abordan esta temática desde una perspectiva que justifica el homicidio: el victimario actúa por amor, por celos, por locura, por miedo al abandono, nunca porque es, como en realidad lo es, un agresor patológico y, seguramente, crónico. Difícilmente, el agresor mata a su víctima en la primera oportunidad en que la agrede, es, más bien, el acto final de una vida de brutalidad, abuso y maltrato sistemáticos.


[+/-] Seguir leyendo...


Así, el victimario, al verse retratado como un homicida provocado por los actos de su víctima o por sus elevados e intensos sentimientos amorosos, encuentra una explicación racional a su inaceptable y delincuencial conducta.


Pero, lo que es peor, otros agresores de mujeres, al oír, ver y leer tales noticias con el abordaje equivocado, reciben un mensaje igualmente equivocado y fatal: si se puede matar a la mujer por amor, por locura, por abandono, por traición. De esta forma, aquellos agresores que han ideado matar a su mujer por alguna de estas "razones" confirman una terrible convicción: antes que victimario, el homicida es la víctima.


Más reflexión. Escribo este artículo con un solo propósito: pedirles a los medios de comunicación y a sus periodistas que reflexionen sobre esta forma de abordar e informar sobre la violencia machista en nuestro país.


Es mejor llamar las cosas por su nombre: un homicida de su esposa, compañera o novia es un asesino que mata por odio, nunca por amor. Ese es el enfoque correcto, aunque muchos crean, por viejas razones afincadas como valores de la pseudocultura machista, que sí se puede matar por amor, de la misma manera que también se pega porque se ama. Eso es una falsedad indecente.


Por amor se protege, se cuida, se cultiva, no se destruye, ni agrede, ni asesina. Disimular esta verdad es contribuir a mantener en vigencia antivalores que pretenden hoy, como lo han pretendido durante la existencia de la especie humana, justificar asesinatos terribles.

Llamemos las cosas por su nombre, no seamos un día más cómplices de estos homicidas.


10 comentarios:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Excelente post.
Ya hacía falta leer algo profundo y de contenido por aca.

Lamentablemente la sociedad machista dice: "hombre mata a su esposa por amor", pero cuando es una mujer, el titulo es: "Mujer mata a su esposo por venganza".

Pero en ningun momento los titulares dicen: "hombre mata a su esposa por machismo" o "mujer mata a esposo para salvar su vida."

Como hace falta que cambiemos de mentalidad!!

Definitivamente hay que llamar las cosas por su nombre!!

Amorexia. dijo...

Morada, excelente post.

Creo que hay poco que decir al respecto.

Tenemos doble moral. repudiamos publicamente las cosas que practicamos o validamos.

Antonio Chamu dijo...

Buen aporte.

El justificante, dado por medio de los titulares, es una herramienta inconciente que absorve la población y que promueve más el machismo y que arremete a la propagacion subsiguiente de este tipo de problematicas sociales, bajo la consigna de que "si se dan ciertas condiciones" es justo hacerlo y es ahi donde el erroneo está, pues se victimisa al agresor, él la mato por amor, eso es victimacion de un hecho horrendo donde pone a la victima como recipiente merecido de esa violencia. Gran aporte de este post, este tema lo he discutido arto con mucha gente.

Buen aporte.

Carajo dijo...

Que excelente post, tanto el texto como la foto del final.... Impactante
Yo creo que eso se debe a la cultura amarillista que ha tomado la prensa, donde la violencia se disfraza para que venda
Eso y la doble moral de siempre, xq una mujer que mata por defenderse siempre es por 'venganza'
Muy buen post.
Saludox

KagosaVampire dijo...

El post esta excelente.

Lo malo aqui es que nunca nos ponemos a pensar cosas como estas, aceptamos lo que los medios nos dicen y no nos cuestionamos nada.
Excelente distincion la que hace este se;or...

Terox dijo...

Sería bueno que el Colegio de Periodistas promoviera algo en ese sentido. Una cosa es ser amarillista y otra machista...

WOLVERINE dijo...

Que impresionante verdad, asi es como se dicen las cosas, y para quienes han vivido o visto esa violencia de cerca puede asegurar que esos asesinos son basusra de lo màs cobarde, nunca le agreden a un hombre adulto a menos que se invalido, su cobardia se enfoca en niños y mujeres indefenson, hay que llamarlos por lo que son, simplemente asesinos.

Salu2 de WOLVERINE.

andrés dijo...

Muy bien Mora, apoyo compeltamente este post, su proposito y refleccion.

No solo por la denuncia si no por que das el ejemplo de como usar bien un espacio cuy fin es comunicar y llamar las cosas por su nombre, con un lenguaje sencillo y real.

El solo hecho que no podamos llamar las cosas por su nombre nos hace complices del problema por que estamos tratando de maquillar una realidad HP que nadie deberia vivir.

Excelente Moritica!

P. Vargas dijo...

Amiga se que todos te han dicho lo mismo pero yo no puedo pasar sin mencionarlo, que buen post...

Pocas veces encaramos la necesidad de poner las cosas en reflexion. El asunto del amarillismo en nuestras notas diarias se ha hecho una tradicion. Medios como La Extra o La Teja viven de eso y el morbo se sigue alimentando a costas de la vida de mujeres que son las madres, hermanas o hijas de alguien que no merece ese dolor...

Mi madre trabajo por años en el Ministerio de la Mujer y es triste saber que cada poco hacemos para dejar de que las estadisticas dejen de ser eso, estadisticas..

Gracias por dedicar el tiempo para realizar este post. Un abrazo Moradix!

Anónimo dijo...

Hace tiempo la marca Liz Claiborne tenia una campaña en la que promocionaba las frase: "ABUSE IS NOT LOVE; LOVE IS NOT ABUSE". Hiceron camisetas, gorros y unas pulseras donde iba escrita esa frase.... Desgraciadamente, después de la caida de las Torres Gemelas y la crisis que se veia venir recortaron gastos y cerraron la campaña.

Definitivamente el amor no puede ser abuso ni el abuso puede ser llamado amor.
Lo más difícil es aprender a dicernirlo, estar consciente de que el amor no debe de doler y que la vida tiene que ser simple, sin conflictos.
Para muchas y muchos es aprender a vivir nuevamente...