martes, julio 28, 2009

Begotten (Dioses muertos)


Begotten (1991) es la primera película de Edmund Elias Merhige, director que se hizo famoso por La sombra del vampiro (en donde recrea la filmación del clásico del cine mudo Nosferatu y que tiene como protagonista a Willem Defoe). La trama de Begotten es imposible de resumir, explicar o, incluso, entender satisfactoriamente. Las interpretaciones han sido múltiples y no todas coincidentes; las valoraciones, contrarias. Intentaré plantearla en su forma más elemental: la historia comienza en el interior de una cabaña, donde un extraño hombre, «El Dios que se mata a sí mismo», se mutila y destripa con una navaja de afeitar. Luego, una vez muerto y rodeado de sangre y excrementos, entra en escena una mujer, también extraña, que estimula sexualmente al Dios muerto hasta hacerlo eyacular, con cuyo semen queda embarazada y da a luz a «El Hijo de la Tierra». Y luego, madre e hijo son apresados, torturados, asesinados y descuartizados por un grupo de hombres vestidos con túnicas, mientras que el ciclo de la naturaleza concluye y vuelve a nacer. Resumir la trama es inútil y casi una herejía, teniendo en cuenta la importancia que tienen las imágenes y la atmósfera por sí mismas.A nivel argumental, podría decirse que Begotten es una interpretación sobre el ciclo de creación, muerte y regeneración del Mundo que tanto la naturaleza, como dioses y humanos llevamos a cabo en el tiempo mítico. Perdón si omito mayores detalles al respecto, pero es que si no fuera por los nombres de los personajes que leemos al final [dígase: “Dios suicidándose”, “Madre Tierra” e “Hijo de la Tierra”]

[+/-] Seguir leyendo...

Begotten es humus del caos, una invitación descarnada e irresistible a la especulación.En cuanto al prodigio formal que esta ópera prima supone, hay que admitir que trasciende todas las técnicas tradicionales de hacer cine. Edmund Elias Merhige [quien no sólo dirigió el film, si no que lo produjo, editó y fotografió durante cuatro trabajosos años de su vida] ha postulado un nuevo lenguaje de construcción espaciotemporal, recurso que retomaría nueve años más tarde en su film “La sombra del Vampiro”, donde tiempo mítico y real conviven en el espacio de un set de filmación. Con maestría, dota a su film de un aura mística a través de capas de abstracción que impone desde el montaje [descansado, en detrimento de los movimientos espasmódicos de los actores a 20 cuadros por segundo], una banda sonora totalmente carente de música y diálogos [pero que lo dice todo con una efectividad conmovedora al trabajar con sonidos provenientes, en general, de fuentes no-diegéticas] y una fotografía que merecería un análisis aparte, pero que a grandes rasgos podría resumir de impactante blanco y negro sub o sobreexpuesto, con fantásticos toques de negativos en superposición y un granulado tan expresivo que se hace tumor en la retina.
En sus mejores momentos, Begotten provoca las mismas sensaciones de hiperrealidad que todos hemos experimentado en alguna noche febril [y hablo de 42º para arriba]: lo que percibimos está amplificado, distorsionado, cobra una quinta dimensión y se vuelve torturante a la vez que cautivador descubrir la fuente de esta invasión íntima a la que la razón no puede filtrar de ningún modo. Merhige utiliza la lógica y – si se me permite la expresión – la estética del sueño febril para volvernos el estómago de adentro hacia fuera y aún así, nos obliga a mantener la mirada fija en la pantalla sin pestañear un segundo... como aquél que no puede apartar los ojos de un horrible accidente de coches en la ruta.Las consecuencias de este film pueden ser fantásticas como desastrosas, pero como toda consecuencia sólo puede evaluarse en retrospectiva [¿o no?]. Lo cierto es que los efectos secundarios de este indescriptible viaje llamado Begotten dejarán resaca durante varios días. Están avisados.

Ficha técnica
Año:1990
Dirección: E. Elias Merhige
Duración: 1h 18 m
Guión: E. Elias Merhige
Productores: E. Elias Merhige
Director de Fotografía: E. Elias Merhige
Dirección de Arte: Harry Duggins
Sonido: Evan Albam
Actores: Brian Salzberg, Donna Dempse y Stephen Charles Barry


Gracias a Chamu por su colaboración en este post.

Para ver la película completa aquí.



9 comentarios:

GAlcidesS dijo...

Demasiado snuff para mi gusto...

Mario_ergosum dijo...

Aunque es un extraño/interesante experimento de filme, en ocasiones me pareció muy tedioso y lento.

Pero para gustos colores. Eso, en mi opinión.

Antonio Chamu dijo...

Es una peli de arte, no apta para personas amantes de lo convencional.

Anónimo dijo...

Que cinta más bizarra!!!!
Definitivamente no apta para regguetoneros.... ;-)

Anónimo dijo...

Cohelistas y Harry Potteros abstenerse!! jajajaja

KagosaVampire dijo...

Lo bizarra que es la hace interesante... Cuesta verla pero a la vez no se puede parar...

PD. El Conejo Gris ya había posteado algo de esta peli.

Amorexia. dijo...

Si el conejo me dijo, pero revise su blog y no encontré donde...

conejo gris dijo...

No se que le ven de "bizarra", supongo que lo explicito de las imagenes, en ese caso yo veo más bizarro a Tarantino o incluso Saw..

http://conejosgrises.ticoblogger.com/2009/06/sweet-oblivion-culminating.html

.DNS. dijo...

creo que hoy voy a tener pesadillas